ROJO MEXICANO - Canal Once
Una serie de análisis y reflexión sobre sucesos de carácter policiaco y “nota roja” que dejaron huella en la opinión pública y el imaginario colectivo del México de los siglos XIX y XX.
Rojo Mexicano, México, nota roja, policiaco, opinión pública, imaginario colectivo, siglo XIX, siglo XX, anécdotas, reflexiones, datos históricos, dramatización, hechos, prensa, acontecimientos, Canal Once, IPN
33820
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-33820,mega-menu-top-navigation,mega-menu-max-mega-menu-1,mega-menu-popup-navigation,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-8.0,qode-theme-ver-16.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

ROJO MEXICANO

VIERNES, 23:00 HORAS
CLASIFICACIÓN C
(CONTENIDO NO APTO PARA MENORES DE 18 AÑOS)

ROJO MEXICANO

VIERNES, 23:00 HORAS
CLASIFICACIÓN C
(CONTENIDO NO APTO PARA MENORES DE 18 AÑOS)

Una serie de análisis y reflexión sobre sucesos de carácter policiaco y “nota roja” que dejaron huella en la opinión pública y el imaginario colectivo del México de los siglos XIX y XX.

 

A través de anécdotas, reflexiones, datos históricos y dramatización, conoce los perfiles de los protagonistas de los hechos, así como el desarrollo de los acontecimientos, planteados en apego a los archivos y testimonios que han trascendido en el tiempo y la memoria.

 

Viernes, 23:00 horas.

 

TEMPORADA 1

8 DE FEBRERO: RAMÓN GAY

 

Cuando los celos se convierten en una patología el enfermo resulta muy peligroso. Este fue el caso del ex esposo de la actriz Evangelina Elizondo, quien se transformó en un criminal por el simple hecho de verla conversando con Ramón Gay, actor de la Época de Oro del Cine Mexicano, cuyo asesinato, en pleno apogeo de su carrera, causó una enorme conmoción en todo el país.

1° DE FEBRERO: HERMANOS VILLAR LLEDÍAS

 

Ángel, María y Miguel eran tres ancianos que vivían en una vieja casa del Centro de la Ciudad de México. Descendientes de una familia de la aristocracia española, no tenían amigos ni familiares. A simple vista parecían unos viejos pordioseros, por lo que pasaron desapercibidos durante toda su vida, pero detrás de esa pobreza aparente se escondía una extrema avaricia que los llevó a acumular una gran fortuna, que había aumentado a lo largo de muchos años de austeridad extrema que rayaba en la avaricia. Sin embargo, cuando se descubrió la riqueza que se escondía tras las paredes de su casona, la tragedia tomó sus vidas. Ellos, que siempre habían sido discretos hasta el grado de pasar desapercibidos hasta para los vecinos, de pronto se convirtieron en noticia de primera plana en los diarios capitalinos.

25 DE ENERO: JOSÉ RAMÓN GARMABELLA

 

La mente humana no tenía secretos para el criminólogo y biógrafo José Ramón Garmabella. De su creatividad nacieron las más completas biografías sobre personajes de la historia de México, entre las que destacan la del célebre criminólogo Quiróz Cuarón, la del agente soviético y asesino, Ramón Mercader, y la de Goyo Cárdenas, el estrangulador de Tacuba, así como Pasionaria (1977), Reportero de policía (1982) y Pedro Vargas (1985). Gracias a su capacidad analítica y extraordinario trabajo ganó el Premio Nacional de Periodismo en el año 2000 y sus obras se convirtieron en una ventana abierta al mundo del crimen. Falleció en el año 2010 por complicaciones respiratorias.

18 DE ENERO: ALFONSO QUIRÓZ CUARÓN

 

Si algo tienen en común los asesinos más famosos del siglo pasado es que todos estuvieron bajo el escrutinio de Alfonso Quiróz Cuarón, el primer criminólogo de México. Tal fue el caso de Ramón Mercader, el asesino de León Trotsky; de Goyo Cárdenas, El estrangulador de Tacuba, y de Enrico Sampietro, uno de los más grandes falsificadores del mundo, atrapado gracias a la valiosa intervención de este criminólogo.

 

Su interés por investigar las conductas homicidas surgió después del asesinato de su padre, en Tampico, Tamaulipas. Llegó a la Ciudad de México desempeñándose como ayudante del Juzgado IV Correccional, donde formó parte del Consejo Supremo de Defensa y Prevención Social, y al año siguiente ingresó como practicante en el Servicio Médico Forense. Fue el primer criminólogo graduado de la Universidad Nacional Autónoma de México. Sus informes sobre los perfiles criminales dejaron huella en todo el mundo, debido a que sus propuestas permiten la rehabilitación de los presos.

11 DE ENERO: VALENTE QUINTANA, EL HOLMES MEXICANO

 

Admirado por la multitud y temido por los delincuentes, Valente Quintana fue una figura mítica de la época dorada de los grandes detectives. Nació en Matamoros, Tamaulipas, en 1890. Valentín Herrera, el policía investigador de la novela Ensayo de un crimen, de Rodolfo Usigli, y Filiberto García, el célebre matón con ínfulas detectivescas de El complot mongol, de Rafael Bernal, están inspirados en este detective mítico. Su prestigio a finales de la década de 1920 lo llevó a encomiendas muy importantes, asignadas por el Presidente Emilio Portes Gil. Casos como el de José de León Toral y Concepción de la Llata, la Madre Conchita, perpetradores del asesinato del presidente Obregón, fueron asignados a Valente Quintana. Para lograr su objetivo, Quintana se hizo pasar como preso en la cárcel de Belem para que lo encerraran en la misma celda que Toral, donde lo interrogó, descubrió su verdadera identidad y sus vínculos con la monja que ordenó el magnicidio.

La extraordinaria capacidad de Quintana le permitió resolver los casos más complicados de la época; sin embargo, hubo uno que no pudo resolver: el caso de “Carlos Balmori”.

4 DE ENERO: MARÍA TERESA LANDA, “LA VIUDA NEGRA”

 

Si algunas circunstancias pueden enloquecer hasta la mente más sana, la traición de un ser amado es sin duda una de ellas. La noticia del adulterio cometido por su esposo, el General Vidal Corro, llevó a esta reina de belleza a perder la razón por un instante: un instante decisivo que cambiaría para siempre el curso de su vida. Una historia atemporal de amor y traición.

28 DE DICIEMBRE: MAXIMINO ÁVILA CAMACHO

 

Militar revolucionario, Maximino Ávila Camacho fue famoso por su personalidad autoritaria y criminal. Su rivalidad con su hermano Manuel cuando éste es designado Presidente de México, lo llevó a desafiarlo porque no lo creía merecedor de este cargo. Considerado el “hermano incómodo”, Maximino se aprovechó del poder de su hermano para realizar todo tipo de atropellos y abusos entre la población, lo que le hizo ganar innumerables enemigos. Aunque su muerte estuvo rodeada de misterio, se creé que fue envenado.

21 DE DICIEMBRE: HIGINIO, “EL PELÓN” SOBERA

 

Cuando una madre sobreprotectora se niega a enfrentar la verdad, su ceguera puede ser tan destructiva como un arma. Doña Zoila de la Flor nunca quiso aceptar los trastornos mentales que padecía su hijo Higinio desde su primera infancia, justificando y encubriendo sus excesos y abusos; hasta que un día la realidad la alcanzó y le mostró la cara más violenta de su hijo. Popularmente conocido como El pelón Sobera, debido a su costumbre de afeitarse la cabeza, Higinio fue un asesino en serie que cimbró a la sociedad mexicana debido a la necrofilia que manifestó en su segundo homicidio, en 1952. Aunque sólo se le conocieron dos víctimas, se cree que fueron más.

Las atrocidades criminales de Higinio desataron la furia de una sociedad que pedía a gritos la reinstauración de la pena capital.

14 DE DICIEMBRE: FRANCISCO GUERRERO PÉREZ “EL CHALEQUERO”

 

Detrás de su apariencia impecable, su vestimenta elegante y su carisma, se escondía un asesino serial que causaba terror entre las mujeres de la Ciudad de México. Durante ocho años, Francisco Guerrero operó con toda impunidad, violando, torturando y matando mujeres del mundo de la prostitución. Comparado con el asesino londinense Jack “el destripador”, fue el primer asesino en serie del cual se tuvo registro en México. Su odio por las prostitutas lo llevó a asesinar aproximadamente a 20 mujeres de 1880 a 1888, y a una más en 1908.

7 DE DICIEMBRE: CARLOS DENEGRI

 

Nació en 1910 en Texcoco, Estado de México. Su infancia estuvo rodeada de lujos y privilegios en el extranjero gracias a la posición de su padre, un diplomático renombrado que tuvo importantes cargos en diversos países. Periodista de profesión, Carlos Denegri llegó a tener un gran poder por sus tácticas corruptas y sus complicidades con los políticos más importantes de los años cincuenta y sesenta. Pero no sólo era temido por la clase política y los empresarios que se rehusaban a pagar por sus elogios, sino también por todas las mujeres que lo habían conocido en la intimidad. Y sería justamente una de estas mujeres quien pondría punto final a esta historia de violencia, poder y soberbia.

30 DE NOVIEMBRE: GENERAL HUMBERTO MARILES

 

El General Mariles fue un campeón de equitación, un hombre audaz y rebelde. Su valor le llevó a acudir a la cita olímpica de Londres 1946 en contra de las órdenes del Presidente Miguel Alemán, ya que todos creían que Mariles perdería porque competiría con un caballo tuerto. Sin embargo, para sorpresa de todos, el jinete y su caballo Arete regresaron a México con dos medallas de oro y una de bronce. Pero la trayectoria heroica de este campeón olímpico dejaría lugar a una triste historia de decadencia y confusión.

23 DE NOVIEMBRE: MARÍA TRINIDAD RUIZ MARES, LA TAMALERA

 

A María Trinidad, de oficio tamalera, siempre le fue mal. De origen humilde y con tres hijos de su primer esposo, se fue a vivir en unión libre con Pablo, un peluquero borracho y mujeriego. Al poco tiempo, lo que ella consideró que sería una solución a su situación de pobreza, terminó por ser su calvario. Un día, abrumada por las deudas y la violencia de su marido, tomó una decisión extrema que le cambiaría la vida para siempre.

16 DE NOVIEMBRE: LUIS ROMERO CARRASCO, LA FIERA

 

Corría el año de 1929 cuando Luis Romero Carrasco decidió vengar las afrentas de su tío Tito Basurto. “Fue por amor a mi padre”, declaró cuando fue apresado después de asesinar a sangre fría a cuatro personas, además de la mascota de la familia, un travieso loro de frente amarilla al que estranguló por miedo a que éste lo delatara. Luis, a pesar de tener sólo veintiún años, ya tenía camino andado en la delincuencia, pero nunca imaginó que se haría famoso como “El multihomicida de la calle Matamoros”, en el barrio de Peralvillo.