Logo
Ir a página orincipal de Primer Plano
AMPARO CASAR LORENZO MEYER SERGIO AGUAYO LEONARDO CURZIO ANTONIO CRESPO FRANCISCO PAOLI
 
 
VER ESTE PROGRAMA EN VIDEO BAJO DEMANDA
PROGRAMAS DEL MES
Ver este programa en itunes
 

BUSCAR PROGRAMA POR FECHA

PRIMER PLANO

<< Regresar
ONCE tv © - PRIMER PLANO : 3/12/2007 - Bloque 2

INICIA TERCER BLOQUE

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Bueno, hablábamos del proceso de renovación del Consejo del IFE, les decía yo por lo menos que no es el proceso ideal desde mi punto de vista, pero que sí hay una gran distancia respecto de lo que fue en el 2003.

Entre otras cosas porque sabemos de antemano quiénes están jugando, ahora hubo una convocatoria amplia, quien quiso inscribirse que cumpliera los requisitos de ley, que eran bastante mínimos, se inscribió y tenemos tiempo por lo menos para decir nuestras opiniones, para saber de quien se trata, de quienes están ahí concursando. Eso no hubo en el 2003.

En el 2003 la mayoría de la gente se enteró de quienes eran los consejeros el mismo día que se nombraron; no se había ni siquiera nombrado sus nombres en muchos casos. Y ahora se pueden emitir opiniones a favor y en contra.

Los medios han estado mucho en estos días insistiendo en que va a ser de cuotas, en que esta es una farsa. Yo lo explico en parte por el golpe que recibieron por la reforma constitucional en materia electoral, que le quitan la propaganda pagada y dejan la publicidad electoral solamente en tiempos oficiales, ya lo hemos dicho.

Pero entonces los medios traen una campaña orquestada para pegarle al nuevo IFE y a los consejeros diciendo que son cuotas. Cuántas veces aseguraron, pero así ya como un hecho consumado, que Jorge Alcocer sería el presidente del IFE, por eso lo mencionaba yo en el segmento pasado, y ahora queda demostrado que no es cierto, porque no cumplía los requisitos de ley y ya quedó fuera de la jugada. Entonces no es cierto que estaban las cuotas totalmente ya pre-previstas.

Ahora, vamos a ver de todas maneras qué pasa. Yo no doy ya de antemano por un éxito este proceso, pero sí ha sido más abierto. En esta semana van a comparecer 106 de los casi 500 que se inscribieron y y entonces podemos discutir abiertamente de los nombres que están ahí planteados.

Muchos no los conocemos pero hubo algunas personalidades que se inscribieron. Está Genaro Góngora, el ministro de la Corte; está Mirelle Rocatti; está María de los Angeles Fromow, que fue fiscal para delitos electorales; está Fernando Ojesto que fue uno de los magistrados del Tribunal que calificó la elección presidencial del año pasado; está Leonardo Valdés que es un experto en cuestiones electorales y fue consejero del Instituto Electoral del Distrito Federal; está Mauricio Merino que fue consejero bajo la presidencia de José Woldenberg en el IFE.

Y entonces podemos nosotros discutir sobre cuáles son las trayectorias, cuál ha sido su desempeño. Creo que eso de todas maneras sí es un avance, aunque no sea el método ideal.

LORENZO MEYER COSSIO: Echando un vistazo a la historia, hay momentos críticos. Uno de ellos es durante un momento álgido de la guerra civil en México, en 1913, en 1914 y los norteamericanos deciden que van a presionar a México para que tenga un presidente provisional, alguien que no esté metido en el proceso político, que sea neutral.

¿Cómo va a ser neutral alguien en una guerra civil? Pues no encontraron a nadie, era una perfecta estupidez. Lo mismo pasa ahora. Alguien que no esté ligado a los partidos o que no tenga simpatía, eso es una estupidez; todos tienen, no puede haber nadie neutral; puede haber alguien más decente y menos decente.

Yo objetaría por ejemplo a la Fromow y a Ojesto, es decir su propio desempeño en lo que fue la poco afortunada elección del 2006 los h ace inviables. Si alguno de ellos dos llega es porque realmente ha habido aquí una negociacionzota del tamaño de una catedral.

En cambio hay otros nombres que desde luego que tienen simpatías. Maurico Merino me las imagino, pero su biografía muestra a una gente bastante sensata, todo lo que ha escrito sobre procesos electorales suena bien y por cómo se desempeñaron, qué es lo que escribieron los conoceréis. Me parece Mauricio un hombre de esos que aunque apoyo y simpatías, vale.

Y lo mismo puedo decir de Genaro Góngora, igual de los ministros de la Corte es uno de los pocos que se salva, no nada más en este caso que estamos discutiendo ahora de Lydia Cacho, sino en otros anteriores.

MARIA AMPARO CASAR: Todos tenemos en efecto, como dice Lorenzo, tenemos preferencias, a veces las mismas convicciones, la ideología, a veces las hacemos más patentes, a veces menos. Pero las trayectorias también cuentan, porque muchas veces uno puede tener una ideología y decir “bueno, pues tal decisión estuvo bien, apegada a la legalidad, etcétera, y ni modo uno se traga a veces sus preferencias.

Ahora, en efecto hay gente que su carrera política ha estado menos cargada hacia la vida partidaria, que creo que es uno de los valores que deberíamos de estar buscando para los consejeros del Instituto Federal Electoral y coincido con Lorenzo, me parece que Mauricio Merino es de los nombres que se han estado ventilando, un hombre que ha sido muy sensato, muy equidistante de las fuerzas políticas; nadie puede ligarla a ninguna de las tres principales fuerzas políticas.

No ha tenido coqueteo de militancia con ninguna de ellas ni hay una amistad, un compadrazgo, ninguna de estas características que te hacen inclinarte en la toma de decisiones hacia un lado u otro. Y creo además que Mauricio Merino tendría otra ventaja, que es que no tendría que pagar la cuota de aprendizaje de entrar a este elefante blanco, a esta burocracia tan grande que constituye el Instituto Federal Electoral.

Es un hombre que durante siete años estuvo aquí, lo mismo multó al PRI, que al PAN, que al PRD. Si uno revisa el sentido de las votaciones de Mauricio Merino vamos a encontrar que no hay ahí una preferencia ideológica marcada. Y eso me parece que lo sitúa en un buen lugar para poder aspirar a la presidencia del IFE.

Si lo que queremos maximizar, como es mi caso, es el apartidismo en este proceso de selección.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Primero un criterio que creo compartimos. No se trata de tener simpatías, sino que en los momentos críticos hayan mostrado su capacidad de poner distancia, la autonomía.

Vaya, todos tenemos simpatías pero si a l a hora de tomar decisiones, no de opinar, sino de tomar decisiones no se cargan a un lado, no se pandean, no los pandean, para ser más directo…

MARIA AMPARO CASAR: Que no les hacen manita de puerco.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Que no ceden ante Leonel Cota, Manlio Fabio Beltrones o Manuel Espino, por poner tres nombres de los presidentes actuales de los partidos ni mucho menos frente al “Niño Verde” ni los demás, quiere decir que tienen la fibra para resistir los embates del poder.

Y con ese criterio quiero nombrar cinco nombres. Para presidentes para mí, por diferentes motivos, Genaro Góngora por la majestad que se ha construido en ese cargo en la Suprema Corte, donde ya fue presidente de la Suprema Corte y tiene la ventaja de la edad que ya no lo va a someterse, ya no tiene tentaciones de ningún tipo.

Y definitivamente comparto los comentarios sobre Mauricio Merino, colega de El Colegio de México y del CIDE, y además que el año pasado creo que todos nos leímos, los unos a los otros, así como la bilbia pero aquí era por otros motivos, y Mauricio mantuvo una actitud mesurada pero muy crítica de las fallas estructurales del proceso. No fue de los que pedían la beatificación de Luis Carlos Ugalde y su séquito, sino que…

MARIA AMPARO CASAR: Ni la remoción, muy equilibrado.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: No, sino que hacía un análisis crítico. Ahora, para los consejeros, esas serían dos candidaturas muy sólidas.

MARIA AMPARO CASAR: Oye una pregunta, ¿Góngora no está muy cargado al PRD, Sergio?

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Bueno, puede ser pero también ha sido muy cuidadoso de que sus simpatías no influyan en los momentos críticos. Por eso a eso me refería.

LORENZO MEYER COSSIO: Y Don Genaro también por su trayectoria y su edad ya no está para ser fan de nadie; él es él y…

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Tienes sus opiniones y sobre todo tiene claro cuál es su lugar en la historia y qué lugar quiere tener en la historia.

Por otro lado, para los otros cargos me parece que gente del interior tiene que estar, no podemos seguir cayendo en el centralismo; dos nombres: Alfredo Figueroa de Puebla, una trayectoria en Alianza Cívica de Puebla, todo en Puebla; el IFE, el Consejo Estatal Electoral.

Luego Esteban Garay de Jalisco, que fue un consejero…

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Vocal Ejecutivo.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: …de 70 años también. Renunció por lo que consideró fue totalmente improcedente, un comportamiento improcedente del IFJ, una carta de renuncia de una dignidad impecable, con una fibra ética.

Y luego mujeres tenemos que considerar, ya se nos está acabando el tiempo, y no puedo seguir dando detalles. María Marván de Jalisco y actulametne en el IFAI; Irma Sandoval de la Universidad Nacional Autónoma de México. Para mí esos son candidatos que reunirían este requisito elemental al que me refería inicialmente: capacidad de ser autónomos.

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: El caso es que a la mera hora sí hay suficientes nombres para armar un Consejo, ahora que se van a nombrar el presidente y dos consejeros, de calidad, de autonomía, independientemente de sus tendencias o preferencias, que eso es inevitable. Pero que sí antepongan, y eso es lo importante la democracia electoral, la transparencia, la credibilidad por encima de sus preferencias o sus inclinaciones políticas, que eso creo que no se cumplió con el Consejo que va a salir.

LORENZO MEYER COSSIO: Vaya, quiere decir que esta parte del programa la estamos terminando con un cierto optimismo. Es raro, pero en fin. Algo pasó aquí, entonces nos despedimos momentáneamente.

MARIA AMPARO CASAR: Y regresamos con el pesimismo. No, también vamos a regresar con el optimismo, verás que sí.

TERMINA TERCER BLOQUE
INICIA CUARTO BLOQUE

LORENZO MEYER COSSIO: Pues bien, en este último segmento vamos a entrar con un número interesante, el 69.

Sesenta y nueve eran las reformas que proponía Chávez a la Constitución Venezolana, entre ellas la de quedarse indefinidamente en el poder, pero bien. Creíamos todos que las elecciones en Venezuela iban a ser muy manipuladas, y nosotros tenemos experiencia en ese asunto.

La sorpresa es que después, en mi caso, de incursionar en varios periódicos mexicanos y ver que iba ganando Chávez; no digo qué periódicos porque las noticias eran cuando yo me fui a acostar ayer, eran que Chávez ganaba y en la mañana me desperté con que no. Esa sí es la incertidumbre democrática, algo quedó de democrático en Venezuela y entonces hay que discutir este tema, que sí es importante para nosotros.

Por un lado tenemos la innegable presencia de Chávez por el fracaso de los partidos anteriores; un fracaso de la democracia formal, partidista de la tradicional. Fracasó totalmente y de ahí viene el fenómeno Chávez. Sale de un fracaso que también nosotros tenemos que asumir como una lección.

Pero como sea el punto es que Venezuela entra otra vez en el tema de la incertidumbre, esperemos que sea la democrática y que ya no hay lugar en América Latina, y con esto concluyo, para pensar en presidentes de por vida.

Podrán tener las mejores intenciones, podrá haber verdaderas razones sociales para que estén ahí en el poder y estén dándole esperanza a una parte importante de la población que quedó por mucho tiempo olvidada, pero poderes de por vida ni a Dios.

MARIA AMPARO CASAR: Un revés que a muchos nos da mucho gusto que sufrió el Presidente Chávez ayer en Venezuela, sobre todo creo que una gran lección para la oposición venezolana.

Hace apenas dos años, año y medio que se reeligió y cuando se renovó la asamblea legislativa, bueno pues la oposición decidió en un acto de rebeldía no participar, que me parece la peor estrategia. No participaron y el congreso venezolano, el congreso con sede en Caracas se volvió totalmente pro Chávez y gracias a ese prochavismo han sucedido las cosas que han sucedido últimamente en Venezuela.

Ayer me parece que lo más notable es que la oposición echó para atrás, dijo: no volvemos a caer en una cosa que para mí fue un capricho pero desde luego una estrategia absolutamente equivocada y salieron, y por un pelito, 1 por ciento, poco más de 1 por ciento pero lograron revertir este proyecto de constitución que, como lo dijo Chávez mismo cuando encabezó la marcha de apoyo al Sí, el día anterior, si Dios me presta vida y los venezolanos siguen votando por mí, yo seguiré con ustedes hasta el 2050.

Esto es, no solamente hasta el 2013 para lo cual todavía faltan seis años, cinco años, sino hasta el 2050 quería estar el Presidente Chávez. Bueno, pues sufrió este revés que creo que es de celebrar. Lástima que igual que cuando él llevó a cabo el golpe de Estado, dijo esta vez no pudimos, pero quizás la próxima vez sí.

Vamos a ver si tiene otra oportunidad y vamos a ver si la sociedad venezolana sigue oponiéndose.

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Sin embargo Amparo, parece que en la Constitución Venezolana sólo permite un plebiscito de este tipo por una vez al sexenio.

MARIA AMPARO CASAR: Pero hay otras vías.

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Sí puede haber otras vías. Hay otras vías en donde puede ir tratando de llevar a cabo todo este paquete que en realidad de haberse aprobado, realmente hubiera desmantelado lo esencial de la democracia, pero ya no es todo, ya no es hasta el fondo.

Había muchísimos elementos ahí como por ejemplo elevar a rango constitucional un solo programa. Entonces los partidos para qué son, es decir los partidos tienen programas distintos que compiten y que le dan la opción a los electores de decir: queremos socialismo, queremos neoliberalismo o lo que sea. Y aquí ya se incluía en la Constitución al estilo de Cuba, porque en Cuba sí está el socialismo a nivel constitucional.

Entonces cualquier partido que tenga un programa distinto, automáticamente es declarado anticonstitucional, que eso era parte del problema de esto, no solamente la reelección indefinida. Yo también celebro que haya perdido y creo que alguien que debe de estarlo celebrando secretamente es Felipe Calderón, porque lo iba a poner en una situación muy complicada el hecho de estar buscando la normalización de relaciones con Venezuela, eso va bien.

Pero si de pronto de ahí surge un dictador para todo efecto prácticos nos iba a poner en una situación un poco complicada también al mantener una relación con ese gobierno, que difícilmente iba a ser justificable en términos democráticos, mientras que de esta manera incluso algo que gana y que ha tratado de capitalizar Hugo Chávez, es decir: bueno, los que me criticaban de antidemocrático, vean cómo respeto un veredicto desfavorable y me atengo a las consecuencias y me atengo al veredicto ciudadano.

Entonces a Felipe Calderón por lo pronto se le facilita la normalización de las relaciones diplomáticas con Venezuela.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Sí, ahora un ejercicio saludable y comparto lo saludable de que no se haya quedado hasta el 2050. Me pregunto por qué el 2050, 43 años más; supongo que está poniendo de referente a Fidel Castro, sólo supongo…

MARIA AMPARO CASAR: Subliminalmente.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: No, no tan subliminalmente ese modelo. Pero habiendo dicho eso, creo que es bien revelador que de manera simultánea tres países en América del Sur estén queriendo reformular de raíz sus constituciones, porque también Bolivia y Ecuador están inmersas en un ejercicio parecido.

Y en los tres casos, aunque con diferente lenguaje y diferente profundidad el objetivo es el mismo, repensar las constituciones para redefinir la forma, la organización económica. No salirse de la economía de mercado, sino redefinir el peso del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional; incorporar la nueva agenda social, derechos humanos, medio ambiente, equidad de género.

Y al mismo tiempo incorporar a los marginados, indígenas o a todas aquellas poblaciones que por una u otra causa han estado fuera del desarrollo e independientemente de lo que pasó en Venezuela ahora, leyendo el proyecto de constitución ecuatoriana es bien interesante. Vamos, pareciera que estamos en otro hemisferio, en otro Continente, nada que ver con el formalismo de nuestra Constitución.

Ahí se habla abiertamente de conceptos que aquí todavía no discutimos. No estoy diciendo que debamos seguir su camino, simplemente toda América Latina o buena parte de América Latina está entrando a una efervescencia democrática en la búsqueda de nuevas soluciones a una fórmula acuñada en Washington que se agotó y simplemente ya no da más.

Y estamos en esa exploración. Chávez afortunadamente no se perpetua en el poder, pero va a seguir esa búsqueda de nuevas fórmulas.

LORENZO MEYER COSSIO: Ahora, aquí hay una lección, varias lecciones que no sé si las sabremos aquilatar. Insisto, Chávez es el resultado de un fracaso de una democracia que se creyó en algún tiempo bien establecida, con sus partidos políticos que hicieron y deshicieron y se olvidaron de la parte baja de la sociedad venezolana.

Y el petróleo que ahora se dice está desperdiciándolo Chávez, lo desperdiciaron ellos también pero en ellos, en las capas medias y en las capas altas venezolanas. Esa democracia que nada más veía a una parte de la sociedad y la otra se quedaba allá como telón de fondo.

Una posibilidad es que si Chávez va a perder y pierde el chavismo en el 2013 la derecha venezolana vaya a tomar revancha. La otra es que sea inteligente, pero las derechas yo lo veo al menos con la mexicana la inteligencia no es su característica.

Tomar la lección y nunca más intentar dejar sin representación y sin incorporación a esa parte de la sociedad que fue desfavorecida de mucho tiempo atrás. Vamos a ver por dónde van los desarrollos venezolanos.

MARIA AMPARO CASAR: A ver si un día nos pudiéramos dar el tiempo, porque ahorita están mencionando ustedes dos esta parte de haber dejado a buena parte de la población fuera de las mieles, las pocas mieles en nuestros países del desarrollo o bien en el caso de Sergio, que decía que solamente parece ya haber un paradigma en este país y en muchos otros de América Latina que es el neoliberalismo o el consenso de Washington, etcétera.

Aquí a mí me preocupa una cosa, yo creo que las constituciones y para eso me gustaría un día tener el tiempo de conversarlo con ustedes, no deben incorporar estas cosas, programas. Las constituciones no deben de ser programáticas, ¿por qué? Porque como dices, un día entra la izquierda y otro día entra la derecha y tenemos que estar cambiando todo el tiempo.

Me parece que las constituciones deben de tener dos cosas. Por una parte las normas que regulan las relaciones entre las autoridades y entre las autoridades y el ciudadano, y por otro lado toda esta parte de garantías.

Tú hablabas ahorita de que en la constitución venezolana se querían meter algunos nuevos derechos, ecuatoriana perdón, los derechos.

Chávez lo que estaba haciendo aquí era en efecto meter un programa dentro de la Constitución, meter cosas como una jornada de seis horas, cosas programáticas que no deben de ir en una constitución.

LORENZO MEYER COSSIO: Bueno, la mexicana lo hizo. El artículo 123 mexicano era…

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Había un programa en la Constitución del ’17.

MARIA AMPARO CASAR: Pero quedamos emplazados en otra ocasión. Muy buenas noches y hasta el próximo lunes.

LORENZO MEYER COSSIO: Muy buenas noches.

FIN DEL PROGRAMA.

 

<< Regresar

 

Logo

 

Todos los lunes, a las 22:00 hrs. por la señal 11.1

Instituto Politécnico Nacional
Prolongación Carpio 475, col. Casco de Sto. Tomás, C.P. 11340, Ciudad de México.
Centro de Contacto con la Audiencia: (01 55) 51 66 40 00. Conmutador: 53561111

info@canalonce.ipn.mx
DR © XEIPN Canal Once, Ciudad de México. Todos los derechos reservados.