Logo
Ir a página orincipal de Primer Plano
AMPARO CASAR LORENZO MEYER SERGIO AGUAYO LEONARDO CURZIO ANTONIO CRESPO FRANCISCO PAOLI
 
 
VER ESTE PROGRAMA EN VIDEO BAJO DEMANDA
PROGRAMAS DEL MES
Ver este programa en itunes
 

BUSCAR PROGRAMA POR FECHA

PRIMER PLANO

<< Regresar
ONCE tv © - PRIMER PLANO : 3/12/2007 - Bloque 1

México, D. F., 3 de Diciembre de 2007.

Versión Estenográfica de los comentarios vertidos por María Amparo Casar; Sergio Aguayo Quezada; Juan Antonio Crespo Mendoza; y Lorenzo Meyer Cossío, durante la transmisión del programa denominado Primer Plano de XE IPN TV Canal Once de Televisión.


SERGIO AGUAYO QUEZADA: Buenas noches, bienvenidos a este nuevo programa de Primer Plano, que inicia con una nueva comparación: si la impunidad fuera como los vinos, el 2007 sería una de las mejores cosechas. Vamos, no hay pierde.

Exoneraron a Luis Echeverría de su presunta responsabilidad en el ’68 y el ’71; Felipe Calderón se destacó como médico forense dictaminando cómo había muerto Ernestina Ascencio en Veracruz; desapareció o cremaron más bien en profunda soledad a la Fiscalía Especial para Delitos del Pasado; Vicente Fox nos presumió como si estuviera en cantina de pueblo que él había ganado la elección del 2006.

Pero éstas y otros casos, y vaya que hubo en el 2007 casos de impunidad, palidecen, no se comparan con la excelsitud que nos brindó la Suprema Corte, seis ministros de la Suprema Corte, dos de ellos mujeres, la semana pasado cuando decidieron exonerar a Mario Marín, y no sólo que lo hayan exonerado, sino la forma como lo justificaron es tal vez lo que parecería más ofensivo.

Es decir, el considerar que la forma, la violación a los derechos humanos que hicieron de Lydia Cacho trayéndola 23 horas desde Quintana Roo hasta Puebla, que con la pistola uno de los judiciales le presionaba el pezón, eso no es grave, no es extraordinario, puede resolverse por otras formas.

Me parece ofensivo, me parece un agravio contra la dignidad de las personas y contra la lenta, lentísima construcción de un Estado de Derecho en el cual se hace justicia y no sólo se cumple con las leyes. Y tal vez esos ministros de la Suprema Corte hayan cumplido con las leyes, pero definitivamente no hicieron justicia y consagraron de manera excelsa la impunidad del 2007.

MARIA AMPARO CASAR: Qué bueno que hablas de eso, de democracia porque creo que en este caso sí amerita hablar de la legalidad democrática, y estábamos pensando que por alguna de las sentencias de la Suprema Corte avanzábamos en esta cosa que podemos llamarle legalidad. Y sí, hay que ponerle adjetivos: legalidad democrática.

A mí me parece que el caso que armó, porque hay que recordar que fueron dos comisiones de investigación, con dos dictámenes presentados por dos ministros distintos, éste último por Silva Meza, en donde argumenta tres cosas de manera -para mí- clarísimas, de manera contundente en donde creo que no cabía la duda de cómo había que votarse; eran tres delitos Sergio, creo yo, no sólo uno.

Desde luego mencionas el más importante que es la violación a las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho que tuvo el valor y del tezón de denunciar una red de pederastia y no se le está haciendo justicia ni a ella ni tampoco lo que denunció, que fueron las víctimas y esta red de pederastia.

Pero encima de eso me parece que muy acertadamente el ministro Silva Meza pone en su dictamen, en su proyecto a discusión otras dos violaciones, que son la violación a la división de poderes, porque está plenamente comprobado que hubo contubernio entre las autoridades poblanas, o sea se acabó la división de poderes entre el poder legislativo, el ejecutivo y el judicial a nivel del Estado de Puebla, y encima también se violaron los principios de federalismo, porque hubo también una connivencia entre el Estado de Quintana Roo y el Estado de Puebla.

Tres violaciones flagrantes, tres delitos a instituciones democráticas claves. La primera, las garantías individuales que tenemos las personas; la segunda, la división de poderes; la tercera, la división entre órdenes de gobierno.

Y esto no es una cuestión de opinión, creo que está bien sustentado ahí, de ahí que cuatro ministros sí hayan votado a favor de ese dictamen y uno sí se pregunta: ¿cuáles son realmente los argumentos? Porque los que sí leímos la sentencia, no encontramos elementos, uno para decir que no fue grave y dos, para decir que no hubo contubernio entre órdenes de gobierno y entre poderes. Realmente un golpe a la democracia.

Como decía hoy Jesús Silva Herzog, no queda más que atacar, pero sí nos queda algo: la crítica y la denuncia que es lo que podemos hasta este momento hacer. Lydia Cacho seguirá su curso, irá la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

LORENZO MEYER COSSIO: Bien, una vez más aquí podemos ver de manera diáfana la diferencia entre lo legal y lo legítimo, entre una forma o lo estrictamente formal y la sustancia.

Creo que nadie en su sano juicio después de haber oído las conversaciones, que desde luego los señores ministros que no habían sido hechas de manera legal, pero ahí estaban las grabaciones, la conversación entre el gobernador y Kamel Nacif, ambos aceptaron que esas eran sus voces, las que estábamos nosotros oyendo, el sentido común nos dice que hubo una conspiración entre le gobernador de Puebla y el empresario, el “rey de la mezclilla”.

El punto central es el de la pornografía infantil, pues nada, que la ley es una cosa y el sentido común es otra. Y aquí queda, a mi juicio, es el mío, quizá alguien lo comparta, quizá no, que Andrés Manuel López Obrador sale bien reivindicado cuando dijo “al diablo con sus instituciones”.

Es que esta institucionalidad, la de la Corte y muchas otras instituciones, en realidad vienen de muy atrás, vienen de ese siglo XX en donde el dominio no democrático del PRI sobre el sistema político mexicano corrompió las instituciones. Y el 2000 pudo haber sido el principio de su purificación, pero no lo fue.

En realidad arrastramos las instituciones que vienen de ese sistema no democrático, autoritario y donde la corrupción era la moneda corriente aquí, aunque Felipe Calderón lo acaba de decir, hoy salió en todos los noticieros, que él no tiene ninguna opinión sobre lo de la Corte, pero que desde luego no se negoció con el PRI.

La lógica es esa, se negoció para que la Corte no condenara al gobernador, no hubiera el juicio político al gobernador y entonces se puede negociar con el PRI. Es una condición que yo desde luego no la puedo probar, no encuentro el documento ni la llamada en donde esto quede grabado. Pero atando los cabos, dos más dos más dos, dan seis y si nada como pato, camina como pato y hace los ruidos de un pato, pues seguramente es un pato.

Y entonces, para concluir, este es uno de esos momentos en los cuales no sabe uno qué es lo que puede ganar el enojo o la frustración, esa pena que da ver cómo se han desperdiciado oportunidades históricas y el país más o menos sigue igual que antes.

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Yo creo que lo que estaba en juego en este pronunciamiento de la Corte, porque no era propiamente una sentencia, no iba a tener valor obligatorio vinculativo, pero simbólicamente y moralmente tenía mucho peso.

Lo que estaba en juego aquí eran muchas cosas, no solamente el caso en particular de Lydia Cacho, que desde luego se violaron sus garantías por supuesto, se ataca la libertad de expresión porque precisamente ella sufre todo esta venganza por haber denunciado como periodista la red de pederastia y la protección que tiene de políticos, no era solamente la cuestión de impunidad de Mario Marín, él en particular como persona, sino eran varias cuestiones.

Era en un momento el papel de la Corte, el papel de la Suprema Corte para desbrozar el difícil camino hacia la rendición de cuentas de lo que otras instancias no han operado por diferentes razones, desde complicidades, intercambio de impunidades, acuerdos de reformas legislativas a cambio de impunidad, que vienen desde Fox; esto es una herencia propiamente de Fox, el acuerdo con el PRI a cambio de impunidad.

Por cierto que lo reconocen como tal Jorge Castañeda y Rubén Aguilar en su libro al decir “claro que hubo una estrategia planeada, pensada, discutida, deliberada y decidida por Fox de decir: con el PRI, a cambio de las reformas que podríamos obtener, pues les vamos a dar impunidad”.

La pregunta es efectivamente lo que decías Lorenzo, si esa estrategia o ese lineamiento lo continúa Felipe Calderón. No lo sabemos a ciencia cierta, hay la sospecha de que puede haber sido en este caso la Corte. Pero la cuestión es el papel de la Corte ante la inamovilidad de la procuraduría.

Desde luego las procuradurías y los tribunales estatales están a merced de los gobernadores, eso lo sabemos; la democracia se ha dado en alguna medida, yo digo que pequeña pero en alguna medida, a nivel federal y en los estados en realidad los gobernadores son los que todavía imponen al viejo estilo hegemónico y controlan las cortes, las procuradurías; muchas veces los congresos.

Entonces son absolutamente impunes y si no hay acciones federales que contrapesen esa impunidad estatal y ese control y esa hegemonía estatal, pues estamos fritos porque entonces la democracia no tiene nada.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Creo que hay algo más que inferencias para asegurar que hubo algún tipo de negociación entre el PRI y el PAN por el caso de Puebla.

El hecho es que en la pasada campaña para presidentes municipales y congreso en el Estado de Puebla, el Partido Acción Nacional no utilizó la información sobre las acusaciones, la poca ética de Mario Marín, es decir que el tipo es un sinvergüenza cuando menos, tal vez no un delincuente pero sí un sinvergüenza, el PAN decidió no utilizar esa información como parte de la campaña política, lo cual demuestra…

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: ¿El PAN o Los Pinos? Porque Espino dice, hace una diferenciación.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: Por lo pronto quisiera dejarlo en el PAN para luego pasar a Los Pinos, porque yo no tengo la evidencia, pero es muy revelador de en donde está percibiendo el PAN el peligro para México, y el peligro para México viene cuando está en riesgo su control del presupuesto, su control de los cargos y si tienen que aliarse con Mario Marín y si tuvieran que llegar a ir a misa con Carlos Hank, estoy seguro que lo harían sin ningún problema, porque el PAN que conocimos, desafortunadamente ya no existe, desapareció en el 2006 y se ratifica y por eso insisto, el 2007 es un año pletórico de impunidades y de entre ellas, tal vez la más paradigmática, las más rica en textura, en sabor, en pliegues es el caso Lydia Cacho-Mario Marín.

MARIA AMPARO CASAR: No es 2007 un año pletórico en impunidades; México es un país pletórica atemporalmente, desgraciadamente.

Yo ya fijé mi posición y lo que opino de esto de la Corte, pero creo que primero que, como lo dijiste tú al principio Sergio, tenemos que distinguir. Aquí hubo cuatro ministros que dieron su voto a favor de este dictamen, no podemos hablar de la Corte en términos generales ni la Corte corrompida…

SERGIO AGUAYO QUEZADA: La mayoría de la Corte.

MARIA AMPARO CASAR: En este caso fue la mayoría de la Corte.

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Seis de once ministros.

MARIA AMPARO CASAR: De diez, porque faltaba uno.

LORENZO MEYER COSSIO: Perdón María Amparo, cuando se presentó la ministra ésta…

MARIA AMPARO CASAR: Olga Sánchez Cordero.

LORENZO MEYER COSSIO: No, la otra.

MARIA AMPARO CASAR: Margarita Luna Ramos.

LORENZO MEYER COSSIO: Luna Ramos, dijo que ella hablaba en nombre de todos. Esa parte no la entiendo. Fueron seis y cuatro, quierre decir que los cuatro a la hora de que Luna Ramos habla en nombre de todos para explicar y decir que todo estuvo bien, ¿quiere decir que estos cuatro también, no?

MARIA AMPARO CASAR: ¿Avalaron? Pues ahí está su voto y no es un voto particular como dirían los legisladores, ellos votaron a favor de todo el dictamen, perdieron. Y también recordemos que en otras ocasiones en esta mesa cuando la ley famosa de medios, dijimos: oye, la Corte está haciendo su trabajo, este es un avance democrático.

Con esto no quiero limpiar en nada con respecto a este caso…

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Pero ese es el problema María Amparo, la credibilidad…

MARIA AMPARO CASAR: A veces nos gustan y a veces no nos gustan las…

JOSE ANTONIO CRESPO MENDOZA: Y tenemos que acatar y en eso estamos de acuerdo. Sin embargo la credibilidad que difícilmente se va construyendo, se puede perder en un segundo; lo de la credibilidad que la Corte iba avanzando, iba bien y con este fallo yo creo que les va a costar mucho trabajo y mucho tiempo.

LORENZO MEYER COSSIO: Estaba avanzando, iba avanzando. Pero ya se nos va el tiempo y nos vamos.

SERGIO AGUAYO QUEZADA: El carisma se renueva cada día en las democracias.

MARIA AMPARO CASAR: Y la reputación se cae en un solo acto.

LORENZO MEYER COSSIO: Nos vemos en el siguiente segmento.

FIN DEL PRIMER BLOQUE

 

<< Regresar

 

Logo

 

Todos los lunes, a las 22:00 hrs. por la señal 11.1

Instituto Politécnico Nacional
Prolongación Carpio 475, col. Casco de Sto. Tomás, C.P. 11340, Ciudad de México.
Centro de Contacto con la Audiencia: (01 55) 51 66 40 00. Conmutador: 53561111

info@canalonce.ipn.mx
DR © XEIPN Canal Once, Ciudad de México. Todos los derechos reservados.