Alimentación saludable: Mitos

¿Hay alimentos buenos y malos?

¿Qué debe incluir una dieta saludable?

En la actualidad existe interés por cuidar la alimentación, motivado sin duda por el legítimo deseo de disfrutar de una vida sana, que se acompaña de una gran cantidad de recomendaciones basadas en mitos y creencias, en ocasiones absurdas y en flagrante contradicción con los conocimientos documentados que sobre los mismos se posee.

Los alimentos se componen de muchos nutrientes mezclados, por lo que no hay alimentos buenos o malos. Una dieta bien planeada puede incluir de diferentes grupos alimenticios, ya que puede haber personas que requieran de ciertos alimentos, y para otras esa misma comida puede estar contraindicada por alguna situación de salud.

Mitos y verdades sobre la alimentación

Por Gina Gómez Martínez, Nutrióloga y Maestra en Educación

¿Por qué existen y se generan tantos mitos en la alimentación? Para el caso de la nutrición, la ciencia se va actualizando constantemente con las evidencias científicas y los hábitos o conductas aprendidas, que muchas veces son basadas en creencias y en mitos que nos impiden llevar una dieta correcta.

Para romper los mitos en la alimentación, es importante acudir con un nutriólogo, ya que las recomendaciones y la dieta deben ser personalizadas.

Romper los mitos en la alimentación puede ayudarnos a tener una dieta más variada.

¿Cuál es la mejor dieta?

Por Gina Gómez Martínez, Nutrióloga y Maestra en Educación

¿Cuál es la mejor dieta o existe una mejor dieta?, primero vale la pena identificar qué significa dieta, que por definición se refiere a todos los alimentos que consumimos a lo largo del día.

Algunas dietas promueven una pérdida de peso rápida, sin embargo, a largo plazo la efectividad de todas es muy similar. Además, es muy importante que este tipo de dietas sean prescritas por un profesional, ya que algunas pueden tener efectos adversos.

Entonces, ¿cuál es la mejor dieta? La mejor dieta es la que se pueda mantener a lo largo del tiempo y que coincida con nuestras preferencias y nuestros hábitos. Recordar que los pequeños cambios, pero permanentes a lo largo del tiempo pueden tener grandes beneficios para nuestra salud.

La comida mexicana no es una opción en una dieta correcta: Mitos

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

La comida mexicana no es una opción en una dieta correcta: falso. La comida mexicana está reconocida a nivel internacional como una de las más variadas del mundo, tanto así que podríamos considerar que lo correcto es hablar de las cocinas o de las comidas mexicanas, en atención a toda la diversidad de platillos que se preparan en cada región de nuestro país. Hay muchas preparaciones de la comida mexicana que podemos disfrutar como parte del desayuno o de la comida, esto debido a que el panorama gastronómico de México es muy amplio.

Es indispensable considerar que en cualquier tipo de comida se debe cuidar las porciones, así como el uso moderado de aceite, sal y azúcar.

Solo las proteínas importan: Mitos

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

Sólo las proteínas importan: Falso. Esta es una afirmación falsa porque nuestro organismo necesita de todas las sustancias nutritivas para su buen funcionamiento, es decir, de todos los nutrimentos.

Las proteínas se obtienen fácilmente de los alimentos de origen animal y de las leguminosas, por lo que no es necesario consumir suplementos con proteínas.

Por otra parte, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), entre muchas asociaciones de médicos y de nutriólogos de todo el mundo recomiendan que se modere el consumo de alimentos de origen animal, sobre todo el de las carnes rojas.

La alimentación correcta es cara e insípida: Mitos

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

La alimentación correcta es cara e insípida: Falso. Parte de las características de la alimentación correcta es que sea variada, es decir, no tiene por qué ser cara, ni monótona, ni mucho menos insípida. Una alimentación correcta debe de ser variada, adecuada y suficiente, entre otras características de la dieta correcta.

Todo esto implica que deben de consumirse diversidad de alimentos, combinarlos, comerlos con moderación, disfrutar de sus distintas texturas, aromas y sabores.

No se trata de comer todo hervido o comer salmón o frutas caras como kiwis, frambuesas y cerezas. De lo que se trata es de consumir una variedad de alimentos. Para darle sabor, textura y aromas a nuestra comida podemos hacer uso de las hierbas de olor, de la diversidad de frutas y verdura de temporada y muy importante, cuidar la higiene al preparar y al comer todos nuestros alimentos.

¿Las frutas son malas para el organismo?

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

El consumo diario de frutas está recomendado por instituciones y asociaciones de profesionales de la salud, entre ellos la FAO. Recordemos que la FAO es la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Los hidratos de carbono o llamados azúcares que contienen de manera natural las frutas, son principalmente fructosa y glucosa y estos azúcares son una fuente importantísima de energía para todas las células de nuestro organismo. Esos azúcares naturales, al ser consumidos en la fruta vienen acompañados de fibra dietéticas, de vitaminas y de minerales.

Los endulzantes son malos: Mitos

Por Gina Gómez Martínez, Nutrióloga y Maestra en Educación

Los endulzantes son malos: Falso. Podemos encontrar de manera general dos tipos de endulzantes: los endulzantes naturales, como el azúcar de mesa, la miel, la fructosa que se usa para endulzar o la miel de agave, por ejemplo. Estos endulzantes nos aportan energía y la recomendación es limitarlos, ya que su consumo excesivo puede incrementar el consumo de calorías de la dieta.

Por otro lado, tenemos a otros endulzantes que no nos dan calorías de manera significativa: como la stevia, la sucralosa o el sorbitol. Estos los podemos identificar como edulcorantes, su principal beneficio es que como son de alta intensidad, se utilizan en pequeñas cantidades y son una alternativa para quien busca llevar una dieta sin azúcar como son las personas que viven con diabetes.

Es importante decir que el consumo de edulcorantes es seguro porque está validado por instituciones internacionales y la clave como en todo es evitar los excesos.      

Fuera hidratos de carbono y gluten: Mitos

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

Fuera hidratos de carbono y gluten: esto es Falso. Esta creencia es equivocada y puede poner en riesgo la salud y nuestro estado de nutrición en general. Es un hecho comprobado hace muchísimos años que los hidratos de carbono también llamados carbohidratos son la fuente principal de energía para todas las células de nuestro cuerpo, desde luego, incluidas las neuronas.

Los hidratos de carbono son nutrimentos presentes en prácticamente todos los alimentos, siendo mayoritarios en los cereales como maíz, trigo y sus derivados, también en las semillas de leguminosas tan sabrosas como los frijoles, habas, garbanzos y están presentes oleaginosas como nueces, cacahuates, etc., así como en frutas y en verduras.

En cuanto al gluten, es una proteína que está sobre todo en el trigo y no hace daño, a menos que la persona tenga enfermedad celiaca o intolerancia al gluten. Las personas que no estén médicamente diagnosticadas con tales condiciones y de manera personal suspendan todo lo que contenga gluten pueden estar poniendo en riesgo su salud.

Los alimentos orgánicos son los mejores: Mitos

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

Los alimentos orgánicos son los mejores: Falso. Esta creencia se volvió común pero realmente no hay evidencia científica que la respalde. Todos los alimentos son fuente de nutrimentos que van a cumplir funciones metabólicas de energía y de estructura ya muy bien estudiadas y no se ha demostrado que los alimentos producidos de manera orgánica sean más importantes o mejores para las funciones de nutrición.

Mitos y realidades de los alimentos procesados

Por Gina Gómez Martínez, Nutrióloga y Maestra en Educación

El proceso industrial tiene grandes ventajas, por ejemplo, ayuda a evitar el desperdicio de los alimentos porque aumenta su vida útil. También permiten enriquecer o fortificar con vitaminas y minerales, que es una alternativa para para reducir las deficiencias en las poblaciones.

Es importante saber cómo elegir entre un producto mejor que otro y la clave es identificar, por ejemplo, si tiene menor contenido de azúcar, menor contenido de grasa, especialmente la grasa saturada que es la que debemos limitar en el consumo, que tenga un menor contenido de sodio.

Beneficios de una alimentación consciente    

Por María Guadalupe Esquivel Flores, Nutrióloga

Una alimentación correcta, se refiere a las características específicas en donde resaltan combinación, variación, comer en las cantidades suficientes, cuidar las porciones, cuidar la inocuidad y que todo esté de acuerdo a nuestras características personales.

Una alimentación consciente debiera de ser parte de esto porque se refiere a nuestra relación con la comida, yo así lo asumo, yo así lo entiendo. ¿Qué relación estableces con la comida? No hay que sufrir al comer, hay que disfrutar, que sea un momento para ti.

Hay que retomar esa buena relación con la comida, no tomarla como algo necesario o aburrido o estar distraído en muchas cosas o estar haciendo todo con una computadora o una televisión. Se trata de darle la importancia, ser consciente de eso que te estás llevando a la boca, masticar despacio, disfrutar los aromas y pensar que todo ello forma parte de tus buenos hábitos, de tus hábitos saludables de vida.

Programa completo

Comentarios cerrados