¿Cómo dejar de quejarnos?

¿Cuánto te quejas a lo largo del día? ¿Cuánto tiempo le dedicas a la queja? Detente un momento y piénsalo…

Las quejas son una gran losa que cada vez pesa más y va afectando nuestro estado de ánimo. Normalmente nos quejamos porque necesitamos exteriorizar nuestras emociones y pensamientos negativos, creemos que eso nos hará sentir mejor, pero lo cierto es que la queja drena nuestra energía y la de quienes nos escuchan.

Es importante que mostremos nuestro desacuerdo cuando se requiera, pero lo que debemos de evitar es amoldar la vida a la queja o someterla a ella.

¿Cómo dejar de quejarnos en los momentos difíciles? ¿Cómo actuar ante las personas para quienes la queja es su estilo de vida? No caigamos en la trampa de buscar llamar la atención de los demás con victimismo y una visión negativa de la vida.

Comunicación asertiva

Por Emma García Maass, Logoterapeuta y Mtra. en Psicoterapia con Orientación Integral

La víctima es un personaje interno que habita en todos nosotros y tiene dos funciones: una es muy disfuncional, nos quejamos por todo y nos desempodera.

En la otra función tenemos la capacidad de poner límites, de decir fuerte y claro “conmigo esto no”.

La función que se manifiesta en cada uno de nosotros depende de nuestro grado de autoconocimiento, y también de acuerdo con ello establecemos límites más cerrados o más amplios.

Programa completo

Comentarios cerrados