Comunicación en la pareja

Cuando hay un conflicto de pareja el consejo más dado es “hay que tener una buena comunicación”, el problema no es la falta de ésta sino en como entendemos este concepto, ya que hablar y oír no es comunicarnos.

Es muy común que en medio de una discusión ambas partes tengan la impresión de que hablan otro idioma, esto desgasta las relaciones y se frustran debido a la incomprensión, el silencio, el cansancio y finalmente, la falta de interés.

Escuchar requiere un trabajo de introspección, de empatía con el otro, de atención pero también puede ser un ejercicio de poder, ¿qué tan buenos escuchas somos?, ¿cómo mejora esto nuestra relación de pareja?

Los salones de París

¿Debates?, ¿largas conversaciones sobre un tema?, ¿reuniones en casas elegantes para solo hablar?

La conversación y la escucha se privilegiaron como un pasatiempo en el que mujeres ricas organizaban tertulias con escritores, eruditos e intelectuales que discutían temas elegidos por ellos, generalmente eran literarios. La finalidad era solo para divertirse, explorar y conocer otras miradas.

Estos salones surgieron en la Francia del siglo XVII y XVIII, en ese momento parecía algo superficial que estaba inspirado quizá en el aburrimiento, con el tiempo, esto se convirtió en algo revolucionario porque hasta entonces no era común que los intelectuales pudieran reunirse e intercambiar opiniones, ya que no tenían lugares en los que pudieran coincidir y conocerse.

Y es que comunicarnos es ir más allá del rol pasivo que se supone tiene el receptor y el de ser elocuentes como emisores de un mensaje. No se trata simplemente de convencer o de escuchar peticiones para contestar o llegar a acuerdos, comunicarlos tiene el poder de movernos, de cuestionarnos, de enriquecer lo que sabemos, de profundizar, de mirar de otra manera el mundo desde la otredad.

Escuchar, atender, poner atención

El idioma no es solo una manera para entendernos, refleja también las creencias que tenemos y es que la forma de decir, de llamar y de nombrar conceptos o ideas que nos dicen mucho de cómo podemos entender nuestras relaciones y del valor que les damos.

Marina Castañeda, Psicoterapeuta y escritora del libro “Escuchar(nos)” explica las diferentes connotaciones que implica poner atención a alguien, esto dependiendo del idioma. Para la especialista, la atención se hace, se presta, se pone, se paga o se rinde, todo depende del lenguaje porque las connotaciones son distintas y así lo explica:

En español se dice poner atención y esto refleja la noción espacial de ubicar la atención en un lugar específico, mientras que el término francés es más dinámico, faites attention que significa literalmente hacer atención e implica un esfuerzo deliberado, en cambio la expresión anglosajona de to pay attention, es decir, pagar o rendir atención, sugiere la idea de dar algo que luego se recupera.

La escucha abarca todos estos aspectos, ubicar, ser, dar, prestar la atención porque son acciones las que están presentes cuando estamos escuchando al otro pero ¿realmente lo estamos haciendo?, ¿dónde enfocamos nuestra atención?

Comunicación instantánea

Transmitir un mensaje es ahora rápido y efectivo, siempre y cuando se cuente con los medios para enviarlo y recibirlo como un teléfono inteligente o una computadora.

Estas herramientas facilitan que la respuesta sea inmediata, aunque no estamos obligados a hacerlo rápidamente, se espera que sea así, que la comunicación se vuelva instantánea pero esto en realidad es un espejismo, nos crea la ilusión de la inmediatez y la cercanía, lo que no significa que realmente nos estemos comunicando ni que estamos más cerca de las personas que nos importan.

El servicio más popular es el de WhatsApp que con apenas once años de aparición en México, es utilizado por 77 millones de usuarios. En la encuesta ¿Cómo usan whatsApp los mexicanos? Estudio 2019, los números dijeron que el 17.37% de los encuestados aseguran pasar más de seis horas en promedio en esta aplicación y el 97.55% lo usan para conversaciones personales.

¿Cómo influyen nuestras interpretaciones en un hecho?, ¿podemos tomarnos las palabras escritas como algo que está cien por ciento claro y que además se puede citar si es necesario, durante una discusión por mensaje?, ¿te ha pasado que tienes que copiar y pegar fragmentos de una conversación para probar que no te equivocas?

Programa completo

Escribe un comentario