ESTREÑIMIENTO EN EL ADULTO MAYOR

La palabra constipación procede del verbo latino constipare, y su traducción sería «cerrar» o «apretar». En este sentido, el primer problema importante que aparece al estudiar el estreñimiento radica en su misma definición, pues si nos atenemos al criterio estricto de «menos de 3 deposiciones a la semana», muchos pacientes que se definen como estreñidos no lo serían.

¿Cómo saber si tienes tránsito intestinal lento?

Lo tendrías si presentas dos o más de los siguientes criterios durante al menos 12 meses, sin tomar laxantes:

  • Dolor o molestias en, al menos, el 25% de las evacuaciones.
  • Heces duras y alargadas en, al menos, el 25% de las evacuaciones.
  • Sensación de evacuación incompleta en, al menos, el 25% de las veces.
  • Dos o menos evacuaciones a la semana.

¿Cómo saber si se trata de retraso en el vaciamiento de la ampolla rectal?

La respuesta es positiva si la defecación es prolongada o hay necesidad de utilizar maniobras para lograr evacuar al menos en 25% de las ocasiones.

Algunas de las causas del estreñimiento, son:

  • Dieta pobre en fibra.
  • Bajo consumo de líquidos.
  • Síndrome de intestino irritable, mejor conocido como colitis.
  • Sedentarismo.
  • Algunas enfermedades, como hemorroides, fisura anal, prolapso rectal.
  • Tumores de colon y recto.
  • Hipotiroidismo.
  • Deshidratación.
  • Trastornos neurológicos.
  • Enfermedad cerebrovascular.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Lesiones medulares.
  • Demencia.

Algunos fármacos para contrarrestar esta enfermedad son los siguientes:

  • Opiáceos.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno).
  • Antiácidos (hidróxido de aluminio, carbonato cálcico).
  • Depresión.
  • Malos hábitos de defecación.
  • Debilidad de la musculatura del abdomen.
  • Inmovilidad.

El diagnóstico de estreñimiento debe realizarlo un doctor. Debido a que tiene especificaciones muy precisas, te recomiendo que lleves un tratamiento con tu médico.

Te dejo algunas recomendaciones que pueden ayudarte a mejorar tus evacuaciones: toma suficientes líquidos, mantente en movimiento y consume fibra (hasta 40 g diarios). Algunas buenas fuentes de fibra son:

  • Granos enteros, como pan y pasta de trigo integral, avena y cereales con hojuelas de salvado.
  • Leguminosas: lentejas, frijoles negros, garbanzos.
  • Frutas: manzanas con cáscara, naranjas, peras y frutos rojos.
  • Verduras: zanahoria, brócoli, etc.
  • Frutos secos, como almendras.

Y, en la medida de lo posible, evita ingerir:

  • Alimentos procesados.
  • Papas.
  • Carne roja (es suficiente dos veces por semana).
  • Comida rápida.
  • Alimentos congelados.

Programa completo

Especialistas

#LaConversación
Dra. Marcela Gándara
Psicoterapeuta familiar y de pareja, presidenta del ILEF e integrante de la Red Nacional de Masculinidades, Cómplices por la igualdad.
Tema: Mujeres mayores y maltrato
Teléfono: 55 55 54 56 11

#CuídateParaCuidar
Dr. Francisco Javier Mesa
Psiquiatra especializado en Personas Mayores
Tema: La salud mental después del Covid-19
Correo: [email protected]

Escribir un comentario