LAVANDA

Lavandula agustifolia

Lleva por nombre “lavanda” en honor a que ayudaba a las personas a lavar sus heridas físicas y emocionales. Actualmente es utilizada en el campo de la medicina complementaria, a través de la rama de la medicina como fitoterapia. 

El uso medicinal de esta planta es útil en el tratamiento de ciertas condiciones de salud: ansiolíticas, antidepresivas, auxiliar en tratamiento contra el insomnio, auxiliar en el tratamiento del dolor, y también se utiliza de manera local como aromaterapia y como auxiliar en el tratamiento de quemaduras.

Es importante cuidar su uso si tienes algún problema hepático o renal, ya que es posible que puedas utilizarlo, pero a dosis médicas recomendadas. Evita el uso si trabajas de noche o debes de conducir maquinaria pesada, estas embarazada o en periodo de lactancia. 

Lavanda

Entre los beneficios que tiene podremos decir que aumenta la concentración de dopamina, esta es una molécula que produce nuestro cuerpo de manera natural que nos ayuda a sentir placer.  Se relaciona con los circuitos cerebrales de recompensa, favorece el aprendizaje y memoria, nos ayuda a estar más motivados y creativos.

Puedes encontrar lavanda en presentaciones comerciales como: cápsulas, tinturas, te, comercializados de manera segura para el consumo.

Valeriana Officinalis: 

Conocida con el nombre vulgar de “hierba de los gatos”. Cuando la droga está fresca no tiene olor, pero cuando se deseca se desarrolla un olor fuerte y característico, desagradable, debido a la hidrólisis de algunos de los componentes de su aceite esencial que liberan ácido isovalérico, de ahí la denominación popular.  La valeriana, originaria del norte de Europa y Asia, se cultiva en diversos países europeos.

La valeriana se conoce y utiliza desde la antigüedad. Los médicos griegos y romanos la prescribían como diurético, analgésico y contra la tos. A mediados del siglo XVIII, Hill (médico inglés) señaló sus efectos sedantes nerviosos. Tradicionalmente se ha empleado en casos de ansiedad, excitabilidad e insomnio y como antiespasmódico. Pero igualmente se ha utilizado para combatir el dolor de cabeza, en cólicos intestinales, dolores reumáticos, dismenorreas (dolor asociado a la menstruación); por vía tópica en cortaduras, pequeñas inflamaciones y para el acné. La medicina tradicional china incluye además su utilidad en resfriados y contusiones. 

Debes evitar consumir valeriana en el embarazo, lactancia, con el uso de alcohol u otros medicamentos que provoquen depresión del sistema nervioso central.

Tradicionalmente la raíz de valeriana, utilizada por su acción tranquilizante, relajante e inductora del sueño, es una planta que actúa como un agente sedante, relajando el sistema nervioso y el cerebro, por lo que se suele recomendar a personas con trastornos del sueño, o para aliviar el estrés y la ansiedad. Sus efectos sedantes se deben a los ácidos y antioxidantes de su raíz. El ácido valerénico aumenta la cantidad de GABA* en nuestro cerebro (principal neurotransmisor que inhibe el Sistema Nervioso Central) y algunos antioxidantes como la hesperidina y la linarina, contienen propiedades sedantes que ayudan a proporcionarnos un estado de relajación y bienestar.

*El GABA es un neurotransmisor que disminuye la actividad nerviosa del cerebro, causando relajación y calma. Unos niveles bajos de este neurotransmisor pueden dar lugar a alteraciones del sueño o ansiedad. 

Escribir un comentario